Instalación de una puerta rústica

Son muchos los métodos o maneras de instalar una puerta rústica o portón, dependerá de la funcionalidad que se le quiere dar.

Portón Clásico ha instalado puerta de muchas maneras diferentes, cada una con su propia peculiaridad, las podemos agrupar en tres grandes grupos:

- Instalación con precerco: el más utilizado, sobre todo en puertas de interior. Hay que tener en cuenta que previamente hay que instalar un precerco y anclarlo a la pared.

Una vez anclado, la puerta se atornilla al precerco.

Es fácil y rápido, pero tiene un inconveniente o ventaja, según se quiera ver, siempre necesitará la instalación de tapajuntas o jambas, por delante y por detrás, su finalidad aparte de tapar la junta entre la puerta, el precerco y la pared, es embellecer la puerta.

- Instalación a cerco directo: el más seguro y contundente, la puerta se fija directamente a la pared, siempre y cuando la pared sea maciza (piedra, hormigón, ladrillo de carga, etc). El anclaje se realiza perforando la pared, aplicando taco químico y utilizando varillas roscadas a modo de grandes tornillos. No es necesario la instalación de tapajuntas o jambas pero si recomendable.

- Instalación con rodamientos: se utiliza para puertas o portones que estén situados en tapias y no necesiten eficiencia térmica, el ángulo de giro no permite solapar la pared con la puerta, solo necesita dos puntos robustos de fijación uno superior y otro inferior donde se anclan los rodamientos.

La peculiaridad es que no se necesita cerco, permitiendo una gran apertura para el paso de vehículos de grandes dimensiones.

Transporte nacional gratuito